Los 8 tipos de liderazgo más habituales: ¿Qué modelo de líder eres tú?
Liderazgo

Los 8 tipos de liderazgo más habituales: ¿Qué modelo de líder eres tú?

LECTURA: 5 min

Conocer cuáles son las mejores características que debe tener un líder ha sido y sigue siendo cuestión de estudio durante años. A menudo ligamos la figura de líder a la persona responsable en una empresa, a alguien que ocupa un puesto más alto en la jerarquía o a quien se responsabiliza de un equipo. Sin embargo, la capacidad de liderazgo afecta a todos los ámbitos de la vida, también fuera del trabajo.

Antes de conocer cuáles son los tipos de liderazgo más habituales, vamos a comenzar con la definición de la capacidad de liderazgo. ¿Todo el mundo la tiene? ¿Se puede practicar? ¿Son todos los líderes iguales?

La capacidad de liderazgo es el conjunto de habilidades que tiene una persona para influir en la forma de actuar de otras y que tiene la capacidad de dirigirlas hacia un cambio. Es una pieza clave en la organización social y actúa frente a las situaciones más complicadas.

Tener o no esa capacidad para liderar depende, en gran medida, de la capacidad de la persona para gestionar sus emociones y desarrollar la inteligencia emocional. A veces, ligamos la figura de un líder a la de un jefe, pero, no siempre significan lo mismo y es, entre otras cosas, la capacidad de gestión de las emociones lo que diferencia estas figuras.

De la misma forma, tampoco todos los líderes actúan de la misma forma. Existen decenas de teorías del liderazgo sobre cómo ser un buen líder y se han detectado así mismo diferentes tipos de liderazgo según el contexto y la forma de actuar de la persona.

Tipos de liderazgo: 8 estilos comunes

Los tipos de liderazgo que se han analizado se aplican en el ámbito profesional, en las empresas. Pero, como ya hemos dicho, un líder no empieza y termina cuando cruza el umbral de la puerta de una oficina. Cuando una persona tiene capacidad para liderar lo hace también en sus relaciones sociales, por ejemplo, y en su propio camino.

En el entorno laboral, no existe un tipo de liderazgo bueno o malo, sino que cada uno tiene ventajas y desventajas. Vamos a ver cuáles son los más habituales y sus características:

  1. El líder natural. Es aquel que no está reconocido de forma oficial como tal, pero lidera de forma eficaz las necesidades de un equipo. No está en un rango superior, pero tiene la confianza del resto de personas por su capacidad para influir. Tiene el apoyo voluntario del resto de integrantes de un grupo. En las relaciones sociales es habitual ver este tipo de liderazgo, por ejemplo, esa persona que siempre toma la iniciativa para hacer planes; el resto confían en su criterio y le siguen.Prestar atención también al lenguaje corporal, a sus gestos, su mirada, su postura…
  2. Liderazgo autocrático. En este caso, el líder tiene un poder absoluto sobre el resto de personas. Existe de forma clara el rol de quien decide y da órdenes, sin tener en cuenta las opiniones del grupo. Es un liderazgo unidireccional y las órdenes se obedecen por la jerarquía dentro del grupo, no por las habilidades del líder. Los beneficios son el nivel de control que proporciona este método.Escuchar desde la tolerancia y la comprensión. Cuando practicas la escucha activa es necesario dejar de lado los juicios y prejuicios.
  3. Liderazgo democrático. Aunque el líder es quien tiene la última palabra y toma la decisión, esta forma de organización tiene como base la participación de todos los integrantes del grupo. El líder hace aumentar el entusiasmo del resto de personas y se caracteriza por tener en cuenta todas las opiniones. Se puede aplicar cuando el trabajo en equipo es esencial y es más importante el resultado que el tiempo de producción.
  4. Liderazgo “laissez-faire”. La traducción del francés sería algo como “dejar hacer”, por lo que es un modelo de liderazgo que permite gran autonomía a los integrantes de un grupo. La comunicación de los objetivos y de los logros es fundamental en este estilo de liderazgo y funciona cuando se trabaja con personas que tienen amplia experiencia y autonomía.
  5. Liderazgo transformacional. Es un liderazgo basado en la motivación constante de un equipo para lograr transmitir entusiasmo. El objetivo es generar una transformación en los miembros de un equipo de cara a proyectos futuros y desafiar a las personas del equipo. Un líder transformacional es capaz de detectar las fortalezas de cada miembro y potenciarlas al máximo.
  6. Liderazgo transaccional. Se trata de dar recompensas a los trabajadores por cumplir con los objetivos de su trabajo, como por ejemplo lograr clientes. Funciona con un plan de incentivos como forma de motivación.
  7. Liderazgo burocrático. Son aquellos que siguen las teorías del buen líder tal y como lo explican en los libros. Este tipo de líder escucha las opiniones del resto de integrantes del grupo, pero no las tiene en cuenta si entra en conflicto con los intereses de la empresa. No se recomienda en equipos que buscan la innovación.
  8. Liderazgo estratégico. Es aquel que se centra en lograr la mejor estrategia de productividad y hacer que el resto de miembros del equipo adquieran esa misma motivación.

Como ves, los tipos de liderazgo en el ámbito empresarial vienen definidos, según los expertos, por diferentes características de la persona a cargo, como la forma de poder, la forma de tratar al resto de miembros de un grupo o los objetivos de la empresa o el grupo.

Características de un líder

Pero, para ser un líder, hay que tener además algunas cualidades que son comunes entre estos roles o figuras. Ya hemos dicho que una de ellas es la gestión de las emociones, pero hay más. ¿Quieres descubrir cuáles son y si tú las tienes?

  • El autoconocimiento. Son personas que han pasado por el proceso de conocerse a sí mismos y tienen claros sus objetivos vitales. Tienen, además, altos niveles de autocrítica y autocontrol.
  • La asertividad. Tiene la capacidad de comunicarse de forma asertiva con las personas de su entorno, esto significa que practica la escucha activa, respeta las opiniones de los demás desde la empatía, pero también sabe decir que no y argumentar su decisión.
  • Es una persona positiva, que sabe sacar provecho a las situaciones más difíciles y transmitir esa motivación también al resto de personas.
  • Capacidad de gestión, tanto de los objetivos y metas desde un punto de vista realista y de las crisis que se puedan presentar por muy inesperada que sea. Toman decisiones con temperamento y serenidad.
  • Han desarrollado una inteligencia emocional alta, lo que significa que han trabajado sus habilidades sociales y de comunicación, así como la gestión de sus propias emociones y presentan niveles altos de empatía, sociabilidad y respeto por las opiniones ajenas.

Como ves, no todos los tipos de liderazgo cumplen con estas características porque, en ocasiones, las personas que lideran un grupo no tienen la capacidad para ello, por paradójico que pueda parecer. Esto es más común cuando las empresas eligen los puestos de liderazgo por jerarquía, o solo teniendo en cuenta el conocimiento y la experiencia en el ámbito, dejando de lado la inteligencia emocional, por ejemplo.

Sin embargo, cada tipo de liderazgo sirve para diferentes tipos de empresa, equipos o grupos de amigos independientemente de que se pueda considerar mejor o peor en las teorías de liderazgo.

Y tú, ¿Qué modelo de líder eres?