¿Qué es persuadir? El arte de utilizar las palabras para convencer
Habilidades comunicativas

¿Qué es persuadir? El arte de utilizar las palabras para convencer

LECTURA: 4 min

Saber utilizar las palabras para influir en el pensamiento y los comportamientos de otras personas se estudia hoy en día como un arte. La capacidad para persuadir no es una técnica sencilla, pero cuando se logra dominar tiene grandes beneficios en las relaciones sociales como en el ámbito laboral.

La técnica de la persuasión conlleva dominar las habilidades comunicativas verbales y no verbales, mostrar desde el principio cuál es el objetivo de nuestras palabras y saber utilizarlas para lograr un cambio en el interlocutor. Los sectores donde más se practica la persuasión son, por ejemplo, las ventas y la política, pero es muy útil en todos los aspectos de la vida y en cualquier profesión.

¿Qué es persuadir? Y, en especial, qué no es persuadir

Cuando nos planteamos qué es persuadir a una persona nos pueden venir a la cabeza palabras como convencer, argumentar, estimular una acción o un cambio… y nada más lejos de la realidad.

En ocasiones, sin embargo, puede tener una connotación negativa porque pensamos que se trata de obligar. Lo interesante de la técnica de la persuasión es que en ningún momento se obliga a una persona a realizar un cambio de pensamiento o a llevar a cabo un comportamiento, sino que se fomenta ese cambio mediante la argumentación, el arte de negociar y de utilizar las palabras con un objetivo definido.

Por lo tanto, cuando hablamos sobre qué es persuadir, tenemos que tener claro que en ningún momento pretendemos obligar a nuestro interlocutor a llevar a cabo un comportamiento, y, en caso de hacerlo, la consecuencia sería justo la opuesta a nuestro objetivo, podríamos alejarlo de ese cambio que estamos intentando fomentar.

El objetivo final de la comunicación persuasiva es convencer al interlocutor de que entienda y acepte los razonamientos y argumentos que le estamos proporcionando, que haga suyos los pensamientos que estamos comunicando para que lleve a cabo una acción concreta.

La persuasión depende también de la capacidad del receptor para recibir el mensaje que le estamos transmitiendo, entenderlo y aceptarlo. Cuando el receptor se siente interpelado, por ejemplo, existen más posibilidades de que cambie de opinión. 

Cuando hablamos de qué es persuadir también hablamos de qué no lo es. En este espacio incluímos, además de mentiras, la manipulación. La técnica de convencer no está ligada a la manipulación. Cuando hablamos de qué es persuadir nos referimos a que una persona cambia voluntariamente de opinión sobre un asunto, no le chantajeamos o engañamos para que lo haga. 

La manipulación, a diferencia de lo que es la persuasión, utiliza herramientas que distorsionan la realidad para que otra persona la tome como verdadera. En la persuasión no cabe el engaño, sino el uso hábil de las palabras. 

Persuasión: qué necesitas para convencer a alguien

Aunque creas que no, cualquier persona puede ser persuasiva. No necesitas tener un don innato, sino trabajar por dominar el arte de negociar y convencer. Para ello, hay técnicas que son infalibles y que tienen que ver con las características personales que desarrollas en tu día a día. 

Vamos a ver cómo el desarrollo personal, la gestión de tus emociones o la autoestima son indispensables para dominar la persuasión. Sigue estas técnicas y lograrás el cambio que buscas en tu interlocutor, descubrirás así qué es persuadir y cómo lo puedes hacer.

  • Conoce cuáles son tus metas. Es fundamental definir tu objetivo para poner rumbo a él. Los objetivos pueden ser hacer que una persona cambie de opinión sobre un tema político, que compre un producto, que se muestre a favor de tu idea… 
  • Procura siempre pensar en positivo, porque es muy difícil convencer a alguien cuando tú lo ves todo negativo. Busca siempre los aspectos favorables y utilizalos para convencer al resto de personas. “Este lugar no tiene playa, pero tiene una piscina con sombrilla”, por ejemplo, para hacer a tu interlocutor cambiar de opinión y mostrarle los aspectos positivos.  
  • Tienes que tener la autoestima alta y estar seguro de ti mismo. Cuando estás convencido de lo que dices es mucho más sencillo ser convincente. Parece algo obvio, pero a veces podemos olvidar que para hacer que otra persona cambie de opinión somos nosotros quienes tenemos que creer en la idea que queremos hacer llegar.
  • Demuestra que tienes capacidad también para escuchar, que eres comprensivo y que entiendes lo que es la empatía. Practica la escucha activa para acercarte a tu interlocutor. 
  • Aprende a seleccionar qué decir y qué callar. A veces, no decir todo lo que uno sabe puede ayudar a avanzar en su objetivo. Selecciona la información que dices para lograr convencer.
  • La técnica del camaleón, acércate a tu interlocutor adaptándote a él. Los seres humanos sentimos más cercanía cuando encontramos puntos comunes entre nosotros, por eso, es importante que le hagas ver a la otra persona que compartes gustos o preocupaciones, por ejemplo, para lograr que cambie de opinión más fácil.  

Como ves, aprender qué es persuadir pasa también por conocer cómo nos comunicamos con el resto de personas y con nosotros mismos. Estas técnicas te ayudarán a estar seguro de ti mismo a la hora de dirigirte a otra persona, podrás reforzar tu desarrollo personal además de tu autoestima.

La importancia de la persuasión

Cuando logramos dominar las técnicas de persuasión y somos capaces de convencer a alguien para que actúe o piense de una forma concreta logramos más compromiso. La comunicación persuasiva logra que la persona crea que ha tomado la decisión por sí sola, sin haber sido obligada, por lo que logramos un mayor compromiso.

Un ejemplo claro de ello y de qué es persuadir sería, por ejemplo, la elección de qué proyecto sacar adelante en un grupo de trabajo. La persona que mejor sepa persuadir al resto de que su propuesta es la mejor conseguirá que todos los miembros del grupo entiendan como propio ese trabajo, porque lo han elegido ellos mismos. Así, el trabajo que le van a dedicar es mucho mayor que si se vieran obligados a hacerlo.

Para persuadir, tienes que dominar además la comunicación asertiva, la empatía y otras habilidades comunicativas fundamentales para lograr un buen rendimiento en tu día a día y en tus relaciones interpersonales.

Domina el arte de convencer y descubre qué es persuadir.